El director de la DGI explica los rasgos que identifican a estos países y los fundamentos por los cuales Uruguay no lo es

Tras las declaraciones de este viernes al culminar el G20, del presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, de que Uruguay es un “paraíso fiscal”, el director de la Dirección General Impositiva (DGI), Pablo Ferreri, difundió un comunicado en el que explica por qué no lo es.

 

Primero, explica el concepto de paraíso fiscal: “La mención del término paraísos fiscales presenta aspectos muy variados, uno de los principales es el no pago de impuestos, pero también, en gran medida, cuestiones relacionadas con escándalos financieros y prácticas delictivas vinculadas al blanqueo de capitales”, puntualiza.

Luego, explica la situación de Uruguay y los compara con los aspectos que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), identifica que pertenecen a un paraíso fiscal.

Explica que es plaza financiera del país “cumple con los más altos estándares internacionales” y es considerada “como una de las más serias de América Latina”. Indica que la presión tributaria es de las más elevadas en América Latina y asegura que Uruguay “tiene la menor tasa de evasión en toda América Latina, hace ya dos años”. La OCDE dice que los paraísos fiscales tienen una carga tributaria muy reducida o no poseen sistemas de impuestos directos.

Además, señala que Uruguay tiene cuatro convenios vigentes para evitar la doble tributación y uno específico de intercambio de información. Y además, “se encuentran a estudio del Parlamento otros seis convenios”.

“El país tiene una red de convenios que permite el intercambio de información  efectivo con países de todos los continentes, y que se encuentra avocado a su extensión”, asegura.

En cuanto a la “falta de transparencia” que se la acusa a los paraísos fiscales, Ferrari dice que Uruguay tiene un procedimiento que permite el acceso a la información bancaria, mediante la participación de la Justicia.

Los paraísos fiscales también se identifican cuando hay un denominado régimen “cercado”, sistemas tributarios aplicables exclusivamente a no nacionales o no residentes. Sobre esto, Ferrari dice que el sistema tributario uruguayo “no discrimina a los contribuyentes en favor de los no residentes. “De hecho existe un impuesto específico – Impuesto a las Rentas de los No Residentes (IRNR) – que grava las rentas obtenidas por los no residentes en nuestro país”.

Ferrari concluye que Uruguay no es un territorio que califique “de baja o nula tributación”. Si bien no ha llegado a los 12 convenios que exige la OCDE para el intercambio de datos fiscales, el país suscribió 10.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *